fbpx

La Tierra está quejando

Tenía este artículo a medias cuando, de repente, me di cuenta que lo que estaba escribiendo estaba estrechamente ligado a lo que pasaba a mi alrededor. En todos los ámbitos tomaba sentido hacer esta reflexión. Hablar sobre el compromiso y la implicación a todos niveles para que, tanto de forma colectiva como individualmente, había que dejar de ser solo oyentes o espectadores de todo lo que se convierte.

Fue una tarde, justo antes de las cinco, que sentía como diferentes comentaristas hablaban del? Erupción del volcán de la isla canaria de La Palma, y yo me imaginaba como la lava iba desdibujando cualquier signo de vida por donde pasaba , borrando los colores y convirtiendo ese espacio en vacío, tonos grisáceos y ceniza.

Entonces paré el ordenador y la radio a toda prisa y salí pitando buscar a Pep en la escuela. Íbamos tranquilamente por la calle y él, todo pensativo, curiosamente y me dice:? Mama, ya he entendido lo del volcán, ya sé por qué ha pasado: la Tierra se está quejando porque no la? Estamos cuidando bastante !? ; y acto seguido yo le pregunto:? tú crees que es así ?, que en lugar de un fenómeno natural esta erupción volcánica es una queja de la tierra ...? y qué tenemos que hacer, pues ... ??. Me mira serio y me dice:? Cuidarla, mama !. A? Escuela hemos estado hablando y si no hacemos nada de aquí a unos años, a saber. Ahora todavía estamos a tiempo, lo hemos de proteger. ¿Qué no lo entiendes ??.

Seguimos caminando y conversando sobre lo que podíamos hacer para cuidar el planeta Tierra; como personas individualmente, como grupo, con la familia o con los amigos, de cómo podemos hacer acciones que contribuyan a mejorar la situación. Pero lo que a él le sorprendía era que los grandes (los adultos), los alcaldes, los presidentes, los gobernantes, todas las personas de todas las ciudades de todos los países, de todo el mundo mundial, no se ponían de acuerdo ni que fuera menos para salvar la Tierra ...!

Y si esa es la sensación y la percepción que tiene un niño de diez años, el sentimiento de un niño que queremos que crezca con ilusión, con valores, con compromiso, qué mensaje estamos dando ?. Qué estamos transmiten a las generaciones futuras ?.

Hablamos y pactamos a nivel mundial para conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todas las personas; pero a menudo estos pactos quedan recogidos en discursos extensos y pliegues muy bien redactados que sólo ven la luz por una rendija muy delgada ...

Estamos realmente comprometidos ?. En nuestro día a día somos responsables de lo que ocurre en nuestro entorno más cercano y esto causa un efecto dominó que nos hace actores también de lo que ocurre en el mundo. Dejemos de quejarnos, de criticar por criticar, de cuestionar sin aportar. Si reducimos, reutilizamos y reciclamos y tratamos de hacerlo cada día más, mejor; si podemos ir a pie a comprar o trabajar, o al? escuela, intentémoslo. Con nuestro ejemplo enseñaremos a los pequeños y quizás seremos fuente de inspiración para nuestros familiares, amigos y vecinos ...

Pasamos a la acción, por pequeña que sea la semilla dará fruto. Miremos al futuro en positivo y cogemos compromisos que vayan más allá de mirarnos el ombligo y si hay que buscamos sinergias y buscamos alianzas, hagámoslo! Aportamos ideas que ayuden a transformar lo que no nos gusta y así dejaremos de ser espectadores. Hagámoslo juntos !.

Laura Sabatés y Ortega. Regidora Junts per Granollers.

(Artículo publicado en el diario El 9 Nou, El lunes 27 de septiembre de 2.021)

COMPARTE!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email